Criopreservación de la corteza ovárica

Los tratamientos oncológicos (quimioterapia, radioterapia y cirugía) muchas veces conllevan una alteración de la fertilidad de mayor o menor gravedad en función de las características de la mujer, el tipo de cáncer y el tratamiento recibido. Existen distintas opciones para preservar la fertilidad de estas pacientes, siendo una de ellas la criopreservación de la corteza […]

27 DE diciembre, 2018

Los tratamientos oncológicos (quimioterapia, radioterapia y cirugía) muchas veces conllevan una alteración de la fertilidad de mayor o menor gravedad en función de las características de la mujer, el tipo de cáncer y el tratamiento recibido. Existen distintas opciones para preservar la fertilidad de estas pacientes, siendo una de ellas la criopreservación de la corteza ovárica.

¿Qué es la criopreservación de la corteza ovárica?

La criopreservación de la corteza ovárica consiste en la extracción de un fragmento de la superficie del ovario mediante cirugía laparoscópica, para su posterior disección y congelación. El tejido congelado puede almacenarse durante años, hasta que la paciente lo requiera. En ese momento, se descongela y se trasplanta el injerto, restableciéndose la función reproductiva y endocrina (hormonal) del ovario, lo que permite la posibilidad de una gestación espontánea sin necesidad de recurrir a la fecundación in vitro. Esta técnica, además de preservar la fertilidad de las pacientes que han de recibir tratamiento oncológico, también se utiliza en mujeres que necesitan posponer la maternidad por motivos diversos.

¿Qué diferencias hay entre la criopreservación de la corteza ovárica y la vitrificación de óvulos?

La vitrificación de óvulos consiste en una estimulación hormonal del ovario con medicación, para posteriormente extraer los óvulos mediante punción y aspiración de los folículos ováricos. Los óvulos extraídos son vitrificados (congelados mediante un enfriamiento ultra-rápido) y se conservan durante el tiempo que sea necesario.

Cuando la paciente desea quedarse embarazada, estos óvulos se descongelan, son fecundados in vitro, y los embriones se transfieren a su útero. Igual que ocurre con la criopreservación de la corteza ovárica, la vitrificación de óvulos se emplea para preservar la fertilidad tanto de las pacientes que han de someterse a un tratamiento oncológico, como de aquellas mujeres que deciden posponer la maternidad.

Así pues, tanto la criopreservación de la corteza ovárica como la vitrificación de óvulos son técnicas que permiten preservar la fertilidad femenina. Sin embargo, las diferencias  que presentan las harán más o menos aptas para cada mujer, según sus características y circunstancias.

Ventajas de la criopreservación de la corteza ovárica

Si comparamos estas dos técnicas, las principales ventajas de la criopreservación de la corteza ovárica son:

  • No es necesaria una estimulación hormonal previa. A diferencia de la vitrificación de óvulos, la criopreservación de la corteza ovárica no requiere una estimulación ovárica mediante hormonas previa a la extracción. Este tratamiento hormonal no sería posible en los cánceres dependientes de hormonas, ni en los que no se puede posponer el tratamiento oncológico, lo que hace de la criopreservación de la corteza ovárica una buena opción en estos casos.
  • No requiere que la mujer haya alcanzado la pubertad. La vitrificación de óvulos únicamente puede realizarse en mujeres en edad fértil, con ovarios funcionales, ya que en pacientes que aún no han tenido la menstruación, la estimulación del ovario y la obtención óvulos resulta complicada. Por el contrario, la criopreservación de la corteza ovárica permite preservar la fertilidad en la etapa pre-púber, siendo además la única alternativa en estas pacientes.
  • Permite la gestación espontánea. Como ya hemos comentado anteriormente, al trasplantar la corteza ovárica, se restaura la funcionalidad del ovario, de modo que sería posible un embarazo espontáneo. En cambio, la vitrificación de óvulos implica una fecundación in vitro y posterior implantación de los embriones resultantes para lograr el embarazo.
  • Revierte la menopausia precoz provocada por los tratamientos oncológicos. Del mismo modo que restaura la función reproductiva de la mujer, el trasplante de la corteza ovárica también restablecería los niveles hormonales y, por lo tanto, se revertiría la menopausia precoz que causan los tratamientos anticancerosos.

 Inconvenientes de la criopreservación de la corteza ovárica

En cuanto a los inconvenientes de la criopreservación de la corteza ovárica respecto a vitrificación de óvulos, destacan:

  • Requiere un procedimiento quirúrgico. Puesto que para la recolección y para el posterior reimplante es necesaria una intervención quirúrgica, es una técnica algo más agresiva que la vitrificación de óvulos.
  • Existe la posibilidad de reintroducir células tumorales en las pacientes con cáncer. En las pacientes oncológicas, existe el riesgo de reintroducir células cancerosas al reimplantar la corteza ovárica. Es por eso que se han clasificado diferentes tipos de cáncer según el riesgo de metástasis ovárica. En los casos de riesgo elevado, el tejido no podría ser reimplantado hasta realizar un adecuado estudio de las muestras del ovario.

 

En resumen, la criopreservación de la corteza ovárica es uno de los métodos que existen para preservar la fertilidad femenina. Para saber cuál de ellos es el adecuado, es fundamental acudir a un centro experto como Fertty, para evaluar la situación particular de cada paciente.