La reserva ovárica: qué es y cómo afecta a la fertilidad

La reserva ovárica de una mujer es importante a la hora de quedarse embarazada. A continuación te explicamos qué es, cómo se mide y qué relación tiene con la fertilidad.

20 DE diciembre, 2018

En este artículo explicamos cómo afecta la reserva ovárica a la fertilidad. La cantidad de ovocitos (precursores inmaduros de los óvulos) que tiene una mujer, viene determinada desde el nacimiento y es finita; es decir, a lo largo de su vida, no se crea ningún ovocito nuevo. Desde la primera regla, en cada ciclo menstrual, muchos ovocitos inician un proceso de maduración, pero solo uno (aunque en algunos casos pueden ser dos) se convierte en óvulo maduro, mientras que el resto son descartados (entran en atresia). Así, se calcula que a lo largo de la vida fértil de una mujer, sus ovarios liberan unos 400 óvulos con capacidad para ser fecundados.

¿Qué es la reserva ovárica?

La reserva ovárica se refiere a la cantidad de ovocitos que tiene una mujer en un momento dado, y es un indicador de la fertilidad de una mujer:

  • A mayor reserva ovárica, mayor cantidad de ovocitos quedan y por tanto hay mayor probabilidad de quedarse embarazada, siempre en función de la edad.
  • En cambio, si la reserva ovárica es baja, es mejor recurrir a la fecundación in vitro para lograr el embarazo. Entre las causas de una reserva ovárica baja se encuentran algunos problemas genéticos, enfermedades con afectación ovárica como la endometriosis. Ciertos tratamientos médicos (radioterapia, quimioterapia), y el tabaquismo, aunque la principal causa de una baja reserva ovárica es la edad. A medida que aumenta la edad, disminuye el número de ovocitos, y este descenso se acelera a partir de los 35 años de edad, quedando menos óvulos y de menor calidad.

¿Cómo se mide?

Actualmente, para la estimación de la reserva ovárica se realizan pruebas bioquímicas y ecografías de los ovarios. A continuación detallamos las principales pruebas:

  1. FSH (hormona foliculoestimulante):

Esta hormona se produce en la hipófisis y se encarga de estimular la producción de óvulos maduros en los ovarios. A medida que la reserva ovárica disminuye, la hipófisis libera una mayor cantidad de FSH para estimular a los ovarios. De este modo, valores elevados de esta hormona indican una baja reserva ovárica. Los niveles de FSH se miden mediante un análisis de sangre entre los días 3 y 5 del ciclo menstrual, considerando el primer día de la menstruación como el primer día del ciclo menstrual. Aunque es muy  variable y puede cambiar entre ciclo y ciclo.

  1. AMH (hormona antimulleriana):

La hormona antimulleriana se produce en los folículos ováricos, que son las estructuras donde se desarrollan los ovocitos dentro de los ovarios. Valores elevados de esta hormona indican la maduración de muchos ovocitos y, por tanto, la existencia de una buena reserva ovárica. Los niveles de AMH son independientes del ciclo menstrual, de modo que se pueden medir cualquier día mediante un análisis de sangre. Es muy estable, no varia entre ciclos.

  1. E2 (estradiol):

El estradiol es uno de los estrógenos más importantes, y se produce también en los folículos de los ovarios. Niveles elevados de esta hormona en los primeros días del ciclo menstrual pueden indicar una reserva ovárica baja. Al igual que con la FSH, los valores de estradiol se miden mediante un análisis de sangre entre los días 3 y 5 del ciclo menstrual.

  1. RFA (recuento de folículos antrales):

Al inicio del ciclo menstrual, los folículos donde se desarrollan los ovocitos pasan por distintas etapas. Cuando llegan a folículos antrales, presentan una cavidad llena de líquido en su interior que permite su visualización y recuento mediante una ecografía transvaginal. Cuanto mayor sea este recuento, mayor será la reserva ovárica de la mujer. Esta prueba también se realiza entre los días 3 y 5 del ciclo menstrual.

¿Por qué es importante conocer el estado de la reserva ovárica?

Puesto que se trata de un factor determinante a la hora de conseguir el embarazo, es conveniente conocer cuál es la reserva ovárica de la mujer, sobre todo a partir de los 35 años de edad, porque permite la toma de decisiones importantes.

En el caso de que el resultado sea una reserva ovárica baja, una opción a considerar sería buscar el embarazo lo más pronto posible, ya sea de forma natural o mediante técnicas de reproducción asistida, ya que con el paso del tiempo la reserva ovárica seguirá descendiendo y, con ella, la probabilidad de quedarse embarazada. Sin embargo, puede que la mujer necesite posponer su maternidad y esto no sea posible. En estos casos, se puede optar por la preservación de la fertilidad mediante la vitrificación (congelación) de óvulos, para ser descongelados y fecundados in vitro en un futuro.

Si necesitas más información, no dudes en contactar con Fertty. El equipo médico, liderado por la Dra. Mónica Aura, cuenta con profesionales con amplia experiencia, y dispone de las últimas técnicas en reproducción asistida y fertilidad.