Legislación

El derecho a la maternidad de las parejas de mujeres y mujeres solteras

Toda mujer tiene derecho a la maternidad, como lo tiene de su propio cuerpo.

28 DE agosto, 2017

La misma semana que el Departament de Salut de la Generalitat presentaba el nuevo protocolo de reproducción asistida que incluye a todas las mujeres, con independencia a su estado civil u orientación sexual, se producía en el Reino Unido otro debate sobre la maternidad: la de la actual primera ministra Theresa May.

Toda mujer tiene derecho a la maternidad, como lo tiene de su propio cuerpo.

Theresa May, no tiene hijos, aspecto que ha sido usado durante la campaña electoral por sus contrincantes. Una vez nombrada, en una entrevista para el Daily Mail hace dos días, le preguntaron por este tema, y ella contestó: “No ha ocurrido, aunque nos hubiera gustado tener hijos. Son cosas que pasan en la vida. No somos los únicos en esta situación. Nos afectó el no haber tenido hijos, pero lo tenemos superado” El ‘Daily Mail’ le preguntó si habían acudido a tratamiento médico para tener hijos, a lo que ella respondió: “No quiero entrar en esos detalles”

Tener o no tener hijos, tener que luchar o no por conseguirlos, forma parte de la intimidad de cada uno. Pero toda mujer, todo hombre, ha de tener derecho a la maternidad o paternidad. Se ha de garantizar el acceso con recursos públicos y garantizar que ese acceso llega a todo el mundo.

De ahí la importancia del nuevo protocolo de la Generalitat de Cataluña respecto a la reproducción asistida, se acaba con una discriminación por situación civil u orientación de género, aunque el colectivo transexual vuelve a quedar al margen.

Se trata de una reivindicación de los colectivos LGTB y de las propias mujeres y pero también de  los profesionales que nos dedicamos a la reproducción asistida. El anterior protocolo, del 2011, dejaba fuera de la cartera de servicios públicos en materia de reproducción asistida a las parejas de mujeres y a las mujeres solteras, quienes no tenían más remedio que acudir a un centro privado, pero que con sus impuestos costeaban el tratamiento de las parejas heterosexuales .

Según el Departament se trata de una población entre 10 mil y 36 mil personas, es decir, mujeres de 18 a 40 años con deseo de ser madres que pueden optar ahora por una inseminación artificial con semen de donante en uno de los ocho centros que hay en Cataluña. Pero ¿qué pasará ahora? ¿cómo afectará a las listas de espera? Esa es la pregunta que se haceb todos los facultativos y las parejas con problemas de infertilidad.

Se desconoce la probabilidad de la infertilidad de estas mujeres. Se presupone que será la misma que en el resto de población femenina, la única diferencia es que se elimina el componente de infertilidad masculina, al tener que recurrir a un gametos donados.

Lo cierto es que de momento el protocolo llega cojo de recursos. La no aprobación de los presupuestos de la Generalitat, implica que en 2016 no se podrá hacer el esfuerzo económico previsto. Por ahora, se tendrá que hacer más con el mismo presupuesto. El Departament pendiente de cual será la demanda real, revisará tarifas y revisará los circuitos del servicio para poder dar cabida a más usuarias sin que se amplíen las listas de espera.

Actualmente hay 22 meses de espera en los tratamientos de Fecundación in Vitro, y hay que reconocer que se están haciendo grandes esfuerzos en la administración para reducir este periodo. Integrar los ASSIR (Atención a la salud sexual y reproductiva) que  algunos centros de atención primaria (CAPs) es una opción.