Reproducción asistida

El límite de edad en reproducción asistida

Para cualquier especialista en medicina reproductiva su prioridad no es conseguir un embarazo, es conseguir el nacimiento de un niño sano.

01 DE octubre, 2017

Hemos vuelto a leer el caso de una embarazada sexagenaria. Esta vez se trata de Lina Álvarez de 62 años y embarazada dos décadas después de la menopausia.

No entraremos a hacer ninguna valoración sobre las motivaciones personales de Lina de volver a ser madre – tiene ya 2 hijos – pero si nos podemos pronunciar por el embarazo: el desarrollo del embarazo y la salud del futuro bebé. Para cualquier especialista en medicina reproductiva su prioridad no es conseguir un embarazo, es conseguir el nacimiento de un niño sano.

Debemos respetar la decisión del facultativo que accedió a realizar la transferencia del embrión a Lina. Aunque no hay restricciones legales ni se han establecido limites. Un embarazo de estas características entraña importantes riesgos tanto para la madre como para el futuro bebé. A edades avanzadas disminuye en la madre la capacidad de adaptación a los cambios que produce el embarazo. Si con 30 años, el riesgo de muerte en una mujer gestante es de 1 de cada 10.000, a los 45 años ese riesgo es unas 150 veces mayor.

Pese a lo que pueda parecer, la menopausia no es un escollo difícil de salvar para conseguir un embarazo. Se puede suplir la función ovárica suplementando externamente estrógenos y progesterona durante los tres primeros meses de embarazo. Las hormonas son capaces de revitalizar el útero de una mujer de edad avanzada, aunque siempre existe una mayor tendencia de que no pueda cumplir su función hasta el final y se produzca un parto prematuro o desencadene una hipertensión con complicaciones vasculares importantes.

Es por ello que en las mujeres de edad avanzada aumenta significativamente el riesgo de trastornos como la diabetes gestacional o la preeclampsia -un problema que se caracteriza por el incremento de niveles de tensión arterial-, así como alteraciones renales. Además, también hay más problemas postparto, como un mayor riesgo de hemorragias e histerectomías, porque el útero también acusa el paso del tiempo. Estamos hablando de problemas serios, que pueden poner en riesgo la vida de la madre y dejar secuelas graves en el recién nacido.

Cada vez más nos encontramos en las consultas a mujeres de edades avanzadas que solicitan un tratamiento de reproducción asistida sin ser  conscientes de lo que implica todo el proceso. Incluso hay mujeres que con más de 40 años piden congelar sus óvulos, pensando en un embarazo aún lejano. Cuando lo ideal es hacerlo antes de los 35, y en aras a un embarazo antes de los 40.

Pero más allá de las complicaciones del embarazo y el parto en mujeres mayores de 50 años, está las condiciones físicas y los años que le quedan a la mujer o a la pareja para atender a su bebé. Nos acordamos del caso de Carmen Bousada, que dio a luz a dos gemelos a la edad de 67 años. Dos años y medio después, los dejó huérfanos.