La transferencia embrionaria: el paso final de la Fecundación in vitro

Se trata de depositar los embriones de forma precisa en el interior del útero de manera que facilite su implantación y en definitiva el éxito del embarazo

09 DE marzo, 2018

La transferencia embrionaria es el paso final del tratamiento de Fecundación in vitro (FIV) y, por tanto, uno de los más importantes y bonitos del proceso de Reproducción Asistida. Se trata de depositar los embriones de forma precisa en el interior del útero de manera que facilite su implantación y en definitiva el éxito del embarazo. Este proceso es sencillo, indoloro, rápido y ni siquiera requiere anestesia.

El proceso de transferencia embrionaria

Tras limpiar la vagina, el especialista introduce a través del cuello uterino una cánula hasta el interior del útero y mediante otra más fina deposita el embrión en la cavidad uterina, todo ello asistido por un ecógrafo para la mayor precisión. El proceso tiene lugar en una sala de quirófano para garantizar las mejores condiciones de higiene y seguridad.

Desde la fecundación en el laboratorio hasta la transferencia deben transcurrir de dos a seis días, en el caso de ser frescos. Además anteriormente la mujer habrá sido tratada con progesterona para preparar el endometrio. Debe ser un proceso delicado, muy preciso y por tanto llevado a cabo por profesionales especializados con experiencia como los médicos del equipo de Fertty, ya que de la transferencia embrionaria y su implantación en el útero dependerá el éxito final de la Fecundación In Vitro (FIV).

Tras la implantación del embrión

Los síntomas son muy diferentes en cada mujer o en distintos embarazos de la misma mujer, incluso pueden no aparecer y esto no quiere decir que no se haya implantado correctamente. La causa de los síntomas más comunes que mencionaremos a continuación pueden estar provocados por el tratamiento o la medicación:

  • Flujo vaginal más abundante en los primeros días
  • Pequeños sangrados que suelen desaparecer tras dos o tres días
  • Aumento de volumen en los senos
  • Náuseas
  • Mayor frecuencia de orina
  • Molestias en la zona abdominal o lumbar

Finalmente, para saber si el embarazo es positivo habrá que esperar entre 10-15 días para realizar el test de embarazo y que el resultado sea fiable.