Técnicas avanzadas

Vitrificación de óvulos

Los óvulos se extraen, se congelan (vitrifican) y se almacenan en condiciones óptimas para su preservación.

SOLICITA INFORMACIÓN SIN COMPROMISO


¿Qué es?

La vitrificación de óvulos es actualmente la técnica más exitosa para la preservación de la fertilidad de la mujer. Los óvulos se extraen, se congelan (vitrifican) y se almacenan en condiciones óptimas para su preservación.

La vitrificación de óvulos es la técnica más exitosa para la preservación de la fertilidad de la mujer

Esta técnica está dirigida especialmente a aquellas mujeres que quieran posponer su maternidad:

  • Por razones personales.
  • Por razones laborales.
  • Por razones médicas, por ejemplo, mujeres que deban someterse a tratamientos de quimio o radioterapia.

 

También pueden optar por esta técnica las mujeres o parejas que están llevando a cabo un tratamiento de fecundación in vitro y no consideran como opción la congelación de embriones.

Descripción de la técnica

Para poder tener unas tasas elevadas de supervivencia, los ovocitos deben de congelarse con unos métodos y unos medios determinados. De lo contrario, se formarían cristales de hielo que acabarían por dañar la estructura celular y sus orgánulos, ya que el 70% de la composición de la célula es agua. Es el mismo fenómeno que sucede cuando se congela una botella de agua de cristal.

 

Así pues, es necesaria una técnica especial para conseguir la correcta criopreservación de los óvulos.

Se lleva a cabo un proceso de congelación ultra rápida o vitrificación, que protege a las células de los daños ocasionados por la formación de cristales de hielo

Años atrás, la técnica de congelación en el laboratorio de reproducción asistida era la congelación lenta, con la cual se formaban con bastante facilidad cristales de hielo que acababan dañando los óvulos. Las tasas de supervivencia no eran muy elevadas con esta técnica. Actualmente se han desarrollado avances que permiten utilizar una técnica de congelación ultra rápida, o vitrificación, mediante la cual se evita la formación de cristales. Esto se consigue sumergiendo los ovocitos en medios crioprotectores (que protegen de la congelación) y enfriándolos posteriormente en volúmenes muy pequeños, rápidamente y a temperaturas extremadamente bajas mediante introducción en nitrógeno líquido a -196ºC.

La tasa de éxito de la fecundación in vitro con óvulos congelados es similar a la que se obtiene con óvulos frescos

Con esta técnica, no obstante, la cantidad de crioprotectores (sustancias que protegen de la congelación) utilizada es mayor, y por tanto el tiempo de exposición de éstos con las células debe ser muy controlado para que no lleguen a dañar la célula. Es muy importante realizar un correcto control de este proceso.

 

Este procedimiento nos garantiza una elevada supervivencia de los óvulos al descongelarlos, de entre el 90-95%. Esto significa que en la fecundación in vitro los resultados son muy parecidos a los obtenidos con óvulos frescos (no vitrificados).