Embarazo múltiple, ¿cómo se vive?

Hemos comentado en anteriores ocasiones en nuestro blog, los numerosos beneficios que tiene para una mujer ser madre con más de 35 años pero, ¿sabías que hay un estudio reciente que confirma que los hijos de mujeres de más de 35 años tienen un mejor desarrollo del lenguaje?

07 DE noviembre, 2019

Hay varios factores que aumentan las probabilidades de tener un embarazo múltiple: genética, edad de la madre, embarazos anteriores… Pero sin duda una de las más frecuentes y reconocidas es la fecundación mediante técnicas asistidas.

 

Por eso, hoy queremos acercaros a la experiencia de vivir un embarazo múltiple. ¿Alguna vez te has preguntado qué diferencia un embarazo múltiple de uno único? ¿Estás esperando más de un bebé y quieres estar preparada para lo que viene? ¡Sigue leyendo!

 

¿Cómo se vive?

 

La primera emoción con la que se vive un embarazo múltiple es, por supuesto, la sorpresa. Estéis más o menos concienciados de la posibilidad de que se dé, un embarazo múltiple es una circunstancia que no puede ser planeada ni prevista, por lo que enterarse de que viene más de una criatura es siempre una noticia impactante.

 

A partir de aquí, algo en lo que todas las madres múltiples coinciden es en que todo se vive doblemente: la emoción, el entusiasmo, la admiración por otras madres… y también algún que otro síntoma.

 

Características de un embarazo múltiple

 

En general, los síntomas y vivencias de un embarazo son siempre las mismas, sea del tipo que sea. Sin embargo, un embarazo múltiple presenta características que lo diferencian de un embarazo único:

 

El tiempo de gestación es menor. La duración media de un embarazo múltiple es de 36 semanas, frente a 40 de un embarazo único.

 

Como es obvio, el aumento de peso es mayor en este tipo de embarazo por el hecho de estar gestando a la vez dos o más bebés. Un embarazo doble puede suponer un aumento de peso para la madre de alrededor de 15kg, y uno triple puede llegar a superar los 20kg.

Los síntomas físicos de un embarazo de este tipo se acentúan y en muchos casos aparecen antes: náuseas, cansancio, acidez, estreñimiento… 

 

Existe mayor riesgo de hipertensión derivado del estrés y la ansiedad que generalmente provoca un embarazo.

 

Es habitual que se den también sangrados cuyo origen se desconoce. Es importante conocer este dato y acudir al médico en caso de que ocurra.

 

Algunas recomendaciones

Conviene tomar conciencia del tipo de embarazo al que nos enfrentamos y dedicar las primeras semanas a mentalizarnos y prepararlo todo. Un embarazo múltiple puede ser fuente de un mayor estrés que uno único, por lo que tomárselo con calma y mantener una actitud relajada es importante de cara a evitar complicaciones. Y, por supuesto, ante cualquier duda o posible complicación, consúltalo siempre con tu médico, que sabrá mejor que nadie darte una solución.

¿Tienes dudas? En Fertty estamos a tu disposición para ayudarte en todo lo que necesites.