Las 10 principales causas de la infertilidad femenina

La infertilidad en España afecta a, aproximadamente, un 15% de la población. Pese a que esta ya es una cifra alarmante, los científicos dicen que esta cifra aumenta cada año, en este artículo hablaremos sobre las principales causas de la infertilidad femenina. Un 40% de las causas de la infertilidad tienen origen en problemas masculinos, […]

24 DE abril, 2019

La infertilidad en España afecta a, aproximadamente, un 15% de la población. Pese a que esta ya es una cifra alarmante, los científicos dicen que esta cifra aumenta cada año, en este artículo hablaremos sobre las principales causas de la infertilidad femenina.

Un 40% de las causas de la infertilidad tienen origen en problemas masculinos, un 40% femeninos y un 20% se atribuyen a causas desconocidas o mixtas.

Para los datos demográficos es un dato demoledor, ya que a esto se le suma que cada vez retrasamos más la llegada de un hijo, ya sea por motivos económicos, laborales o una suma de todos los factores del entorno.

 

Principales factores de la infertilidad femenina

 

Cuando las causas de la infertilidad no son genéticas, intervienen muchos factores que pueden propiciar a que no seamos fértiles.

 

En los tiempos que corren estamos muy expuestos a múltiples peligros que pueden afectar a nuestras posibilidades de quedarnos embarazadas. Algunos de estos peligros podemos evitarlos nosotros mismos de una manera fácil. Por ejemplo, llevando una vida más sana. Pero otros no podemos evitarlos tan fácilmente, como pueden ser el estrés, los productos tóxicos, etc.

 

  1. Obesidad: tener un IMC superior a 29 aumenta la dificultad para  quedarse embarazada.
  2. Delgadez: por otra parte, tener un IMC menor a 19 puede suponer una pérdida de menstruación (amenorrea) y otros problemas para concebir.
  3. Tabaco: reduce la fertilidad, ya seas fumadora activa o pasiva.
  4. Estrés: en el caso de las parejas, puede suponer una falta de líbido que induzca a dejar de tener relaciones sexuales.
  5. Alcohol: diversos estudios afirman que el alcohol disminuye las posibilidades de concebir.
  6. Medicamentos: algunos medicamentos pueden tener efectos adversos que si bien no imposibilitan el hecho de tener un hijo, sí que lo dificultan.
  7. Productos tóxicos: Los pesticidas, la contaminación causada por los vehículos, etc. Puede afectar de manera directa en la posibilidad de concebir.
  8. Edad: la fertilidad femenina disminuye con el paso de los años, siendo los 35 un punto de inflexión donde empieza a caer y los 40 donde lo hace a pasos agigantados.
  9. Endometriosis: cuando el tejido uterino se encuentra fuera del útero.
  10. Enfermedades crónicas: la diabetes, el cáncer y otras enfermedades pueden propiciar a la infertilidad. Además, el uso de fármacos para combatir estas enfermedades no ayuda en relación a la fertilidad.

 

Qué hacer para aumentar tu fertilidad

 

Pese a que no todo está en nuestras manos, sí que podemos tomar algunas medidas para que la infertilidad no sea un problema que te afecte a ti.

 

Básicamente estas medidas pasan por tener una vida más saludable.

 

  • Dejar de beber alcohol
  • Hacer más ejercicio
  • Mantener relaciones sexuales más frecuentemente, sin tener en cuenta la ovulación, para no sufrir estrés.

 

Cómo quedarse embarazada con infertilidad

 

Ser infértil no significa no poder ser madre. No ahora con los tratamientos de reproducción asistida de Fertty. Si tienes problemas de fertilidad y quieres quedarte embarazada, te haremos un estudio para saber qué método es el que necesitas para hacerlo y las posibilidades de que te quedes embarazada gracias a ellos.

 

Por suerte, con el paso de los años, los tratamientos de reproducción asistida han avanzado y con ellos, su eficacia.

 

Uno de estos métodos para poner fin a las principales causas de la infertilidad femenina es la Fecundación In Vitro, un tratamiento donde se generan embriones en el laboratorio con un óvulo de la madre y un espermatozoide del varón. Tras esto, los embriones obtenidos son transferidos al interior del útero de la madre, donde se desarrolla un embarazo completamente normal.