¿Pueden afectar las infecciones vaginales durante el embarazo al bebé?

Hasta un 80% de las mujeres pueden llegar a sufrir infecciones vaginales durante el embarazo. Pero, ¿pueden afectar al bebé? En el siguiente artículo no solo desvelamos la duda; también veremos cuáles son las causas que las producen.

23 DE octubre, 2019

Hasta un 80% de las mujeres pueden llegar a sufrir infecciones vaginales durante el embarazo. Pero, ¿pueden afectar al bebé? En el siguiente artículo no solo desvelamos la duda; también veremos cuáles son las causas que las producen.

 

Tipos de infecciones

 

  • Por hongos: Las infecciones vaginales más frecuentes entre las embarazadas son las micóticas; aquellas que están ocasionadas por hongos. De hecho, la más popular es la candidiasis. Suele provocar picores y/o exceso de flujo vaginal, pero tiene fácil remedio. El tratamiento consiste en el uso de óvulos antimicóticos para eliminar dichos hongos. No obstante, existen otras infecciones vaginales que se pueden contraer durante el embarazo.
  • Vaginitis o vulvovaginitis: Esta infección es muy común entre las mujeres en edad reproductiva. Normalmente se produce cuando hay un cambio en el equilibrio de las bacterias que hay en la vagina, y puede provocar dolor, picor o secreción. Es posible que varíen los síntomas ya que existen distintos tipos de vaginitis.

 

¿Pueden afectar al bebé durante el embarazo?

 

Las infecciones vaginales tratadas a tiempo, por lo general, no pueden perjudicar al bebé. Eso sí, como todo, si se descuida o se dejan pasar sin tratarlas, pueden ir a más y, en el caso de la candidiasis, provocar en el futuro bebé la infección de Muguet, que se manifiesta unos días después del parto. Esto causa en él unas pequeñas escamas blancas en su boca; las cuales pueden llegar a ser realmente dolorosas.

Por su parte, la vaginitis no se manifiesta directamente en el bebé, si no que lo que  puede hacer es incrementar el riesgo de un parto prematuro.

 

¿Cómo se pueden evitar estas infecciones?

 

  1. Buena higiene personal: Lavarse las manos con frecuencia es vital para eliminar los gérmenes, así como tener una buena higiene íntima. Eso no significa que las duchas vaginales sean buenas, pues esta práctica es peligrosa y puede ser la causa de las infecciones vaginales.
  2. Evitar la carne cruda y la leche NO pasteurizada: las carnes en conserva, procesadas o crudas son peligrosas para las mujeres embarazadas porque pueden contener bacterias dañinas. Lo mismo ocurre con los lácteos cuya leche no sea pasteurizada.
  3. Precaución con las mascotas: En el caso de los gatos, el contacto con su tierra o arena puede contener parásitos nocivos. Así que, en el momento de limpiarlo, es mejor usar guantes y lavarse muy bien, o pedir ayuda a otra persona. En el caso de tener hámsters u otro tipo de roedores como mascotas, como lagartos o tortugas es importante acudir a otra persona para que cuide de ellos durante el embarazo, ya que estos animales pueden ser portadores de virus nocivos.
  4. Evitar el uso de ropa ajustada o húmeda: Esto puede irritar la vagina. De este mismo modo, es preferible vestir ropa interior de algodón antes que de  nylon o lycra, porque el algodón permite que el cuerpo transpire y, así, la humedad no queda atrapada favoreciendo el nacimiento de bacterias.

Por todo ello desde Fertty te recomendamos que tengas precaución con tu cuerpo y que acudas al médico al primer síntoma de infección, para tomar las medidas necesarias y evitar contagiar el bebé.