¿Influye la edad del hombre en los tratamientos de fertilidad?

La importancia de la edad en la que se tiene hijos ya es conocida entre las mujeres, pero se habla muy poco de este tema entre los hombres. Lo cierto es que ellos también tienen un “reloj biológico” y existe un cierto declive en su fertilidad con el paso de los años. Pero, ¿cómo afecta […]

19 DE febrero, 2019

La importancia de la edad en la que se tiene hijos ya es conocida entre las mujeres, pero se habla muy poco de este tema entre los hombres. Lo cierto es que ellos también tienen un “reloj biológico” y existe un cierto declive en su fertilidad con el paso de los años. Pero, ¿cómo afecta la edad del hombre en el embarazo natural y en los tratamientos de reproducción asistida?

 

La edad del hombre y la fertilidad natural

 

Se calcula que si el hombre tiene 25 años o menos, la probabilidad de concebir (en promedio) es de 4 meses. Por el contrario, si tiene más de 40 años, puede tardar 2 años o más. Y si el hombre tiene 45 años, se multiplica por cinco el tiempo promedio necesitado para concebir. Estos datos se aplican exclusivamente en la tasa de embarazo natural.

Los hombres nunca dejan de producir esperma. A menos que ocurra alguna enfermedad o daño específico, no dejan de producir espermatozoides. Sin embargo, sí pueden ver afectada la calidad de su esperma a medida que envejecen. El paso del tiempo puede producir cambios en el seminograma y oxidación en los espermatozoides, reduciendo así su capacidad de fecundación.

La edad del hombre no afecta directamente a su fertilidad, como en el caso de la mujer. Sin embargo, sí puede afectar a la calidad del esperma, lo que puede conllevar algunos impactos negativos:

  • Puede necesitar más tiempo para concebir
  • Disminuye la calidad del esperma (conteo, movilidad)
  • Aumenta la posibilidad de encontrar anomalías en el ADN del esperma
  • Se incrementa el riesgo de sufrir abortos involuntarios y defectos de nacimiento en los bebés.

 

Así, cuanto mayor sea el hombre, más tiempo le puede tomar concebir naturalmente. Esto puede deberse también a que los hombres mayores suelen desarrollar enfermedades crónicas como la diabetes, el sobrepeso y la presión arterial alta, que pueden afectar a la fertilidad.

Por otra parte, a medida que los hombres envejecen, pueden experimentar otras complicaciones ligadas a la reproducción (como una disminución de la líbido y/o disfunción eréctil), que pueden dificultar el embarazo natural.
Estudios recientes también han determinado que la edad del hombre se asocia a una mayor tasa de alteraciones cromosómicas en los espermatozoides. Esto puede dar lugar a problemas de esterilidad, abortos involuntarios y transmisión de enfermedades congénitas en la descencia.

 

¿Cómo afecta la edad del hombre en los tratamientos de reproducción asistida?

 

Aunque los hombres no experimenten la menopausia como las mujeres y no pierden su capacidad de engendrar, la fertilidad masculina sí disminuye con la edad. Pero, gracias a las diferentes técnicas de reproducción asistida, ya es posible resolver la mayoría de problemas ligados a la esterilidad masculina y conseguir el positivo.

Mediante técnicas como la inyección Intracitoplasmática de espermatozoides, conocida como ICSI, los casos de infertilidad masculina se han reducido notablemente. Incluso en casos de movilidad muy reducida y con anomalías morfológicas. Con esta técnica, independientemente de la edad del hombre, es posible conseguir el embarazo en la mayoría de los casos de esterilidad ligada al hombre.

La edad de los hombres no es un factor relevante en los tratamientos de Fecundación in vitro. La edad de las mujeres es la principal causa del fracaso. Estos son los resultados que recoge un reciente estudio publicado en la revista Reproductive Biology en diciembre del 2018. Este afirma que la edad del hombre no afecta a la tasa de embarazo o nacimiento de bebé vivo. Sin embargo, sí se detecta un deterioro significativo en los análisis de esperma.

Por otra parte, la edad del hombre también puede afectar a la calidad de embriones que se generan en los tratamientos de fertilidad. Pero su afectación a las tasas de embarazo son muy bajas, comparadas con la influencia que tiene la edad de la mujer en la consecución del embarazo

 

Ser padre después de los 40

 

Cada vez es más frecuente que los hombres de más de 45 años deseen ser padres por diferentes motivos:

  • Porque han priorizado su objetivos profesionales o personales y han retrasado la paternidad
  • Por la formación de segundas parejas
  • Porque no habían encontrado a la persona indicada.

Sin embargo, aunque los hombres pueden tener hijos durante toda su vida, a más edad del hombre, la calidad del esperma decrece. En las clínicas de fertilidad como Fertty, según la edad del padre y de la madre se suele recomendar la realización de una Fecundación in vitro con PGD o PGS.

Se realiza una pequeña biopsia en los embriones antes de la implantación, para realizar un estudio genético. Este estudio nos dice si las células tienen un número de cromosomas normal (lo que permite transferir el embrión) o si contienen un número anormal (no apto para transferir). De esta forma maximizamos la posibilidad de tener un hijo libre de enfermedades genéticas.

 

En conclusión, aunque la edad del hombre no tiene gran relevancia en los tratamientos de fertilidad (comparado con la influencia de la edad de la mujer), sí tiene un impacto en la capacidad de concebir naturalmente. Sin embargo, gracias a las avanzadas técnicas de reproducción asistida, ya es posible conseguir el embarazo sin que la edad del hombre afecte a la tasa de éxito