Infertilidad masculina

El factor masculino representa aproximadamente la mitad de los problemas de infertilidad en las parejas. La alimentación, el estrés y unos hábitos y estilo de vida no saludables pueden contribuir a la calidad y concentración espermática. Los tratamientos de fertilidad son una alternativa efectiva para los casos más difíciles.

22 DE noviembre, 2018

¿Qué es la Infertilidad?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la infertilidad como una enfermedad del sistema reproductivo y la detalla como la incapacidad de lograr un embarazo después de 12 meses o más de intentarlo. La infertilidad es un problema global y se considera una patología per se. A nivel mundial, aproximadamente el 15% de las parejas sufre algún grado de infertilidad y se estima que en un 30% de ellas la infertilidad masculina es el factor principalmente afectado, y en otro 20% se debe a la combinación de los factores masculinos y femeninos de la pareja.

¿Cuáles son las causas de la infertilidad?

El sistema endocrino, enfermedades inflamatorias, obstrucciones del tracto genital que impiden el transporte correcto de los espermatozoides, problemas de erección y/o eyaculación y disfunciones en la producción de los espermatozoides, son las causas más probables de la infertilidad. Además, la infertilidad también puede tener un origen psicológico o psiquiátrico, y estudios recientes apuntan que también el estilo de vida y los factores medioambientales (sobre todo exposición a toxinas) pueden afectar directamente a la fertilidad.

El envejecimiento también tiene un impacto negativo en la fertilidad masculina debido a que los niveles de testosterona decrecen, particularmente a partir de los 35 años. Se produce una reducción progresiva del volumen de semen y de la motilidad de los espermatozoides y se incrementan los espermatozoides con morfologías anómalas o de viabilidad reducida.

Otras causas de la infertilidad masculina menos comunes pueden ser infecciones, desarrollo de anticuerpos contra los propios espermatozoides, enfermedades genéticas, o disfunciones neurológicas que afecten a la producción correcta de hormonas implicadas en la regulación del sistema reproductor.

Prevención

El estilo de vida y los factores medioambientales son dos de las causas más frecuentes que pueden reducir la fertilidad masculina cuando no existen patologías del propio sistema reproductor. Una alimentación variada y saludable es clave para mantener un buen estado de salud general. En cuanto al impacto de la dieta en la salud reproductiva, concretamente, el consumo de ciertas vitaminas y la preferencia de algunos grupos alimenticios sobre otros tiene un impacto beneficioso. Una dieta rica en carbohidratos, fibra, folatos y licopenos, sobre todo procedentes de frutas y verduras, correlaciona con una mejor calidad del semen. Además, el consumo reducido de grasas y proteínas también tiene un impacto positivo en la fertilidad masculina. Por otra parte, tanto la obesidad como el sobrepeso incrementan la infertilidad masculina y se asocian también al riesgo de padecer disfunción eréctil. Asimismo, el estrés también es un factor de impacto negativo en la salud reproductiva masculina, pudiendo impactar directamente en la calidad del esperma, tanto en su concentración, motilidad y/o morfología.

Diagnostico

Estudios recientes demuestran que la infertilidad puede constituir un aviso de alguna otra disfunción o futura enfermedad, por lo que es importante tener un buen diagnóstico de sus causas.

En la mayoría de casos, la infertilidad masculina no tiene ningún síntoma aparente, salvo por la incapacidad de concebir o si existe algún problema con la erección o eyaculación. En el caso de que exista alguna sospecha de infertilidad en la pareja que quiera quedarse embarazada, es necesario ponerse en manos de especialistas que puedan diagnosticar correctamente la causa. Estar asesorado en los temas de infertilidad por un profesional puede, no sólo ayudar a conseguir el embarazo deseado, sino a poder obtener un diagnostico que corrija la causa de la infertilidad, dentro de lo posible. En la unidad de asesoramiento para la fertilidad de Fertty —FerttyCheck— trabajamos para diagnosticar las enfermedades o factores tóxicos que puedan interferir en una correcta fecundación y ofrecer pautas y hábitos dietéticos saludables que podrán contribuir a mejorar o corregir las causas de la infertilidad.

Además, en Fertty somos especialistas en tratamientos de fertilidad para hombres con un bajo recuento espermático, esperma de baja motilidad o con formas anómalas. La fecundación in vitro es una técnica con una tasa de eficacia muy elevada, con la que podemos ayudar a conseguir el embarazo deseado.