Método ROPA

El método ROPA: la maternidad compartida

Las siglas ROPA corresponden a “Recepción de Ovocitos de la Pareja”, es decir , una de las futuras madres recibirá los óvulos de su mujer.

06 DE octubre, 2017

Con la aprobación del matrimonio entre parejas del mismo sexo, la reproducción asistida evolucionó para incorporar un nuevo tratamiento: el método ROPA Hoy en día es una opción que se solicita con toda normalidad.

Se trata del proceso de embarazo  más elegido por las parejas de lesbianas, que deciden compartir la maternidad biológica. De aquí surge el término maternidad compartida o doble maternidad.

Las siglas ROPA corresponden a “Recepción de Ovocitos de la Pareja”. Una de las futuras madres recibe los óvulos de su mujer. Se trata de una donación de óvulos entre miembros de la pareja: una mujer aporta los óvulos, haciendo de donante, y la otra mujer es a la que se le transfiere los embriones, haciendo de receptora. Así una mujer es la “madre genética” y la otra  “ madre gestante”.

Cómo es el método ROPA

Se sigue un procedimiento médico muy similar a la fecundación in vitro. Ambas mujeres se someten a una estimulación hormonal, una para obtener los óvulos necesarios y a la otra para preparar el endometrio del útero.

Como en todo procedimiento de fecundación in vitro, se realiza una punción ovárica para extraer los óvulos de la madre donante que son fecundados con semen de donante procedente del banco de semen. Una vez los embriones han evolucionado correctamente, se transfieren al útero de la madre gestante que dará a luz.

Por ley, las donaciones en España son anónimas, sin embargo en este caso se hace una excepción. Para poder permitir realizar el método ROPA, se modificó la Ley de la Reproducción Asistida 14/2006 de manera que reconociese específicamente que ambas mujeres son progenitoras del niño nacido gracias a técnicas de reproducción asistida, tanto si han llevado el tratamiento por razones médicas o por elección.

El método ROPA representó socialmente una gran cambio y ha facilitado la maternidad a muchas parejas lesbianas que o bien querían compartir más íntimamente el proceso o que por problemas de fertilidad de una de ellas, no querían recurrir a una donante de óvulos anónima.