Ser padres después de pasar un cáncer

Ser padres después del cáncer, es posible

Por desgracia, la palabra “cáncer” se está convirtiendo en una palabra cada vez más frecuente en nuestras conversaciones diarias, que afecta cada vez más en nuestro entorno directo y de la que en mayor o medida, todos somos conscientes de que empieza a ser muy común, ¿quién no conoce alguna persona cercana que la padece? Familiares, amigos, conocidos…y muchas veces con la duda de si al final, nos afectará a nosotros también.

 

Bien es cierto que, en este sentido, la medicina ha realizado grandes avances a lo largo de los últimos años para paliar esta enfermedad y que, detectada en una fase temprana, se consigue reducir en un porcentaje muy elevado los casos de mortalidad. Sin embargo, las secuelas que dejan los tratamientos dejan una secuela en los pacientes que en la mayoría de los casos supone un problema a futuro: la disminución de su capacidad reproductiva.

 

Las clínicas de reproducción asistida no somos ajenas a esta situación. Es frecuente que recibamos pacientes que muestran su preocupación, su tristeza y su miedo en un doble sentido: miedo a la enfermedad y preocupación por si, una vez superada la enfermedad, podrán formar una familia o dar un hermanito a su hijo.

 

En este sentido, el papel de la medicina reproductiva desempeña, en un primer momento, una labor tranquilizadora, de esperanza, de ayudar a planificar el futuro con mayor optimismo y fuerza. Aunque no está en nuestras manos poder ayudar a paliar la enfermedad, sí que tenemos las herramientas para, al menos, aliviar la preocupación sobre la futura maternidad o paternidad de nuestros pacientes, lo que, sin duda, ayudará a hacer frente al tratamiento con más coraje e ilusión.

 

En este sentido, una vez detectada la enfermedad, y siempre de forma previa al inicia de los tratamientos con quimio o radioterapia, los pacientes oncológicos tienen la posibilidad de preservar sus ovocitos, de forma que, una vez superada y recuperados físicamente, tienen la posibilidad de disponer de ellos para afrontar el embarazo con mayor garantía y con la tranquilidad de saber que la calidad de los mismos se mantiene intacta.

 

Igual que sucede en los casos en los que una mujer se plantea la preservación de la fertilidad por motivos sociales, cuando sabe a ciencia cierta que quiere ser madre, pero no sabe cuándo decidirá buscar su embarazo, los pacientes que lo hacen por motivos oncológicos obtienen la tranquilidad de que en un futuro podrán cumplir su sueño de formar una familia.

 

¿Cómo se vitrificación los ovocitos?

 

La vitrificación de óvulos es una técnica de reproducción asistida que permite extraer, congelar (vitrificar) y almacenar óvulos en condiciones óptimas para su preservación y posterior uso. La vitrificación de ovocitos es, actualmente, la técnica más exitosa para la preservación de la fertilidad femenina.

 

Actualmente, se sumergen los ovocitos en medios crioprotectores, que protegen de la congelación. Posteriormente, se enfrían en volúmenes muy pequeños, muy rápidamente, a temperaturas bajas mediante introducción en nitrógeno líquido a -196ºC.

 

La mujer se debe someter a una estimulación ovárica controlada por un especialista con el fin de desarrollar varios folículos. Una vez terminada esta etapa y bajo sedación, se aspiran los óvulos. A continuación, se vitrifican y se conservan para su uso futuro.

 

La importancia del apoyo psicológico en pacientes con cáncer

 

Hacer frente a enfermedades como, en este caso el cáncer, suponen un duro golpe moral, un sentimiento de miedo, incluso a veces de culpabilidad, “¿por qué a mí?”, así como una fuerte incertidumbre sobre nuestro futuro. Es inevitable pensar en futuros escenarios y la preocupación y el desasosiego es algo contra lo que es difícil luchar.

 

Contar con el apoyo de familiares y amigos, en un primer momento, es esencial. Saber que pase lo pase lo que pase va a estar acompañado, hace que los momentos duros o de malestar físico sean un poco más fáciles de asimilar.

 

Cuando, además, los pacientes deciden someterse a un tratamiento para preservar su fertilidad, los sentimientos y las emociones no son fáciles de gestionar. Dudas, miedos, información sobre cosas que seguro que hasta entonces desconocían, temor a aumentar la medicación que de por sí ya conlleva el tratamiento de su enfermedad…

 

Las unidades de apoyo psicológico especializadas en reproducción asistida, realizan una labor inmensa en ayuda para saber canalizar los sentimientos que un paciente puede sufrir durante todo el proceso, de las frustraciones, de los miedos…pero es importante que los pacientes sepan que no están solos, que tienen una voz y una mano que les guiará y les acompañará, que dará respuesta a sus inquietudes y ayudará en todo momento a que cada paso que de adelante, sea más firme y seguro.

 

No Comments

Post A Comment