Cáncer y fertilidad. ¿Cómo preservar la fertilidad de los enfermos?

,El diagnóstico precoz y la mejora de los tratamientos, han aumentado notablemente la supervivencia de los pacientes de cáncer. Actualmente, uno de los grandes retos de esta enfermedad es que puedan continuar su vida con normalidad, incluyendo la posibilidad de tener hijos, si lo desean. Frecuentemente, los tratamientos oncológicos suelen tener como secuela la esterilidad […]

04 DE febrero, 2019

,El diagnóstico precoz y la mejora de los tratamientos, han aumentado notablemente la supervivencia de los pacientes de cáncer. Actualmente, uno de los grandes retos de esta enfermedad es que puedan continuar su vida con normalidad, incluyendo la posibilidad de tener hijos, si lo desean.

Frecuentemente, los tratamientos oncológicos suelen tener como secuela la esterilidad secundaria o definitiva. La medicina reproductiva permite, a día de hoy, preservar la fertilidad de los pacientes diagnosticados de cáncer y mantener abierta la posibilidad de tener hijos una vez superada la enfermedad.

 

Cáncer y fertilidad. ¿Qué debo saber?

 

En general, los medicamentos que se utilizan para atacar a las células cancerosas suelen dañar también las células sanas y a las que intervienen en la división celular, como las productoras de gametos femeninos y masculinos (espermatozoides y óvulos). Por tanto, pueden afectar a la fertilidad de los pacientes.

Ante un diagnóstico de cáncer y la necesidad de aplicar cualquier tipo de tratamiento (sea quirúrgico, quimioterapia o radioterapia), es importante consultar con el especialista las consecuencias que puede tener el cáncer en la fertilidad de los enfermos. Así, los pacientes podrán tomar la mejor decisión, según sus circunstancias.

Es importante que consultes con el médico todas las inquietudes que tengas sobre la fertilidad antes de que comience el tratamiento. No todos los tratamientos contra el cáncer afectan a la fertilidad, pero si el tratamiento sí conlleva un riesgo, existen distintas maneras para disminuir o prevenir dicho riesgo.

Aunque existen varias opciones para preservar la salud reproductiva de los enfermos de cáncer, muchas están en etapa experimental. En la actualidad existen dos técnicas muy eficaces para preservar la fertilidad en los adultos: la congelación de esperma en los hombres y la vitrificación de ovocitos o embriones para la mujer.

 

¿Cómo se debe preservar la fertilidad ante un diagnóstico de cáncer?

 

Ante todo debemos tener en cuenta que la salud del paciente es lo más importante. Es posible que no sea conveniente demorar el inicio al tratamiento contra el cáncer para preservar la fertilidad. Ciertos tumores agresivos precisan dar inicio de forma urgente las medidas terapéuticas, pues pueden poner en riesgo la vida del paciente.
La edad del paciente y su situación personal (si tiene o desea tener hijos más adelante) también influirá en las decisiones a considerar.

 

La preservación de la fertilidad en la mujer

 

Los tratamientos contra el cáncer pueden tener como consecuencia la infertilidad temporal o el desarrollo de una menopausia precoz en la mujer. Cuanto más cerca esté la mujer de la menopausia, más posibilidades hay de que los tratamientos oncológicos la adelanten.

En la quimioterapia, por ejemplo, se prolonga la supervivencia de los pacientes pero la probabilidad de Fallo Ovárico Prematuro se sitúa entre el 53-89%, según el estudio de la Preservación de la fertilidad en mujeres con cáncer de mama, desarrollado por el Dr. Miguel Angel Checa

Los principales métodos para preservar la fertilidad de la mujer son:

Vitrificación de óvulos

Es la técnica más apropiada para preservar la fertilidad de las pacientes. En esta técnica, la mujer recibe un tratamiento de estimulación ovárica para inducir la maduración de varios óvulos en los ovarios. Después, se procede a la extracción y vitrificación de los óvulos (congelación) para ser utilizados en el futuro. Hoy en día es una técnica establecida y segura. En pacientes con cáncer de mama o otros tumores hormono dependientes se utilizan medicamentos como el Letrozol para reducir los niveles de hormonas (estrógenos) y minimizar riesgos.

Vitrificación de embriones

Al igual que en la vitrificación de óvulos, la mujer se somete a una estimulación ovárica. Una vez extraídos los óvulos se fecundan en el laboratorio con el esperma de la pareja o donante y se preservan hasta que la mujer se haya recuperado y puedan ser transferidos.

 

La preservación de la fertilidad masculina

 

En los hombres, los tratamientos contra el cáncer pueden alterar la función testicular, generando una disminución o pérdida de la producción de espermatozoides, tanto en número como en movilidad. Asimismo, pueden ver alterada la testosterona y producirse alteraciones genéticas que afecten a la integridad del ADN de los espermatozoides.

La fertilidad de los hombres enfermos de cáncer se puede resolver mediante la congelación de muestras de semen, una técnica muy sencilla que preservará su fertilidad hasta que la muestra sea utilizada en el futuro.
La criopreservación de esperma es mejor realizarla antes de comenzar el tratamiento contra el cáncer, ya que hay cierto riesgo de que se produzca un daño genético en el esperma durante el tratamiento.
Existen otros métodos que se están estudiando, como la criopreservación de tejido testicular y el reimplante.

 

La preservación de la fertilidad en los niños

 

Actualmente, un 75% de los tumores infantiles son curables. Pero, lamentablemente, estos tratamientos pueden afectar a la fertilidad futura de los niños.
Al igual que en los adultos, la preservación de la fertilidad en los adolescentes se basa en la congelación del semen y ovocitos. Pero en los niños que aún no han pasado la pubertad, no es posible aplicar estas técnicas, porque los niños no producen espermatozoides ni óvulos maduros.
En la actualidad se están estudiando varias alternativas que incluyen la criopreservación del tejido testicular para los varones y la criopreservación del tejido ovárico para las niñas. Ambas técnicas están aún en etapa experimental.

 

¿Podré tener hijos tras superar el cáncer?

 

La quimioterapia y la radioterapia son tratamientos muy agresivos que suelen tener fuertes efectos secundarios en el paciente, a corto y largo plazo, incluyendo su salud reproductiva.

La capacidad de los enfermos de cáncer para recuperar su fertilidad y tener hijos tras superar la enfermedad depende de factores muy variados:

  • La edad y el sexo del paciente
  • El tipo de cáncer y el tratamiento que se aplique
  • El tipo de fármacos utilizados
  • La zona donde se ha desarrollado el cáncer
  • El grado de toxicidad que quede en el cuerpo tras el tratamiento
  • La salud reproductiva del/la paciente antes de iniciar el tratamiento contra el cáncer.

 

Es muy importante consultar con el especialista qué tiempo recomienda dejar pasar antes de tratar de concebir.
En los hombres, por ejemplo, los efectos negativos de la radioterapia y la quimioterapia suelen mantenerse durante más tiempo que en las mujeres. La recuperación suele darse a partir de los 3 a 6 meses después de la finalización del tratamiento. Sin embargo, el especialista en fertilidad y el oncólogo deben consensuar cuándo es seguro iniciar el tratamiento de fertilidad.

 

¿Y si no puedo preservar la fertilidad?

 

La recuperación total de los enfermos de cáncer es siempre el objetivo principal. Por esta razón, aunque no se haya podido preservar la fertilidad del paciente, siempre existen alternativas que nos permiten hacer realidad nuestro deseo de tener un hijo. La donación de gametos (ovocitos o semen) suele ser la primera opción a considerar. En caso de que esta opción no fuera viable, se puede recurrir a la adopción o a la gestación subrogada.

Aunque la preservación de la fertilidad de un enfermo de cáncer es muy importante, ante todo prima su salud y recuperación.

 

¡Pide más información a nuestros especialistas! Contacta con Fertty.